La Cátedra Estructuras Agrarias de la Comunidad Valenciana se firmó en 2018 con el objetivo de promover y desarrollar actividades de información, formación, divulgación y concienciación dirigidas a la comunidad universitaria sobre la cuestión de las estructuras agrarias de la Comunitat Valenciana.

El profesor de la EAMN, Víctor Martínez, director de esta Cátedra de Empresa adscrita a la Escuela, nos habla de la importancia de que los agricultores conozcan que hay alternativas al abandono de las tierras de cultivo y cuál es el papel de la ingeniería agronómica para alcanzar una agricultura sostenible y competitiva.

Víctor, ¿qué actividades organizó la Cátedra en 2021?

En 2021 seguimos colaborando con la Conselleria de Agricultura en dos ámbitos, principalmente. Por un lado, les hemos apoyado en la elaboración de documentos de trabajo y en las discusiones de la Mesa de Estructuras puesta en marcha por la administración; por otro lado, hemos seguido con las actividades de difusión de las oportunidades que ofrece la Ley de Estructuras Agrarias al sector, participando en los actos que nos han requerido.

¿Cuál es tu principal objetivo como director de la Cátedra Estructuras Agrarias de la Comunidad Valenciana?

La estructura de las explotaciones de la Comunitat necesita algunos cambios profundos para seguir teniendo una actividad que sea sostenible desde el punto de vista económico, el ambiental, y también el social. En este último punto, parece que la tendencia es hacia una agricultura cada vez concentrada en menos manos, con menos empresas familiares y más superficie en manos de las grandes corporaciones. Pensamos que este no es el único camino hacia la competitividad del sector y, por ello, creemos en una agricultura con agricultores.

¿Cuál es la importancia de la concienciación y divulgación en las estructuras agrarias?

Es capital. Parte del sector está languideciendo, muchas explotaciones familiares están viendo que no hay relevo por falta de rentabilidad, incluso con abandono de tierras, y algunas de las razones de que esto ocurra son carencias en las estructuras productivas. Se deben buscar alianzas, fórmulas de cooperación y asociación para la gestión de explotaciones, junto con mecanismos más flexibles para la transmisión de tierras y el uso de otros mecanismos que tradicionalmente han jugado un papel secundario en la Comunitat.

Pero el sector, en muchos casos, desconoce las posibilidades que la normativa pone sobre la mesa y está inmerso en una espiral negativa. Por ello, decimos que es capital conocer que hay alternativas al abandono.

¿Cuál es el principal reto de las estructuras agrarias de la Comunidad Valenciana?

Tenemos que evitar el abandono de tierras de cultivo y mantener una estructura de la propiedad que permita que la riqueza generada por el sector se mantenga en el territorio.

¿Qué papel juegan los futuros egresados de la Escuela en este reto?

Crucial. Las explotaciones del presente que son competitivas son explotaciones donde se aplica el conocimiento técnico y de las lógicas económicas de los mercados. Y en los distintos grados y másteres de la EAMN es donde se forman los profesionales que están al servicio de esta agricultura sostenible y competitiva.

Sin unas estructuras agrarias adecuadas, ¿cuál es el futuro de la agricultura valenciana?

Sin tener la bola de cristal, la evolución al extremo de la situación actual nos llevará a que las tierras más fértiles y rentables estarán en unas pocas manos, que contratarán jornaleros, no agricultores, y en las que la riqueza generada no se quedará mayoritariamente en los territorios rurales. Y luego habrá otras zonas, quizá con más desventajas desde el punto de vista agronómico, donde el abandono continuará avanzando y la actividad se perderá.

¿Qué aportan las cátedras a los estudiantes?

Una visión transversal del sector, que les permite integrar conocimientos que han recibido en las distintas asignaturas, al recibir una visión de primera mano del sector.

Desde esta Cátedra, ¿qué se pretende trasladar a los futuros ingenieros e ingenieras?

Que hay que trabajar con las personas para vencer inercias, y que generar redes y colaboración es vital para el éxito personal y de la sociedad donde nos desarrollamos.