Mes: febrero 2021

Mayte Pizcueta: «Los Ingenieros de Montes tenemos un papel protagonista en el desarrollo de las zonas rurales»

El catastro, como infraestructura de información sobre el territorio, es un instrumento indispensable para los grandes retos que nos demanda la sociedad: desarrollo sostenible, despoblamiento de la España vaciada y lucha contra el cambio climático.

«Es por ello que, actualmente y adaptándose a las nuevas necesidades a las que se enfrentan las zonas rurales, en la Dirección General del Catastro se ha desarrollado la Unidad del Catastro del Territorio Rural, que como se puede adivinar, tiene diversas facetas de trabajo que no se circunscriben al trabajo ordinario y en las cuales los Ingenieros de Montes tenemos un papel protagonista».

Mayte Pizcueta, ingeniera de Montes y egresada de nuestra Escuela, ejerce como profesional en el XI Cuerpo de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública.

En esta entrevista nos habla de sus funciones como Gerente Territorial del Catastro en Teruel, perteneciente al Ministerio de Hacienda, y nos explica las importantes labores que realiza un Ingeniero de Montes en la Hacienda Pública.

También, Mayte nos informa de la próxima convocatoria de oposiciones al Cuerpo de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública.

Mayte, estudiaste Ingeniería de Montes en nuestra Escuela. ¿Por qué elegiste esta titulación?

Tuve la enorme suerte de pertenecer a la primera promoción de Ingenieros de Montes en la UPV, la promoción 1999-2004. En aquellos años no tenía muy claro qué quería estudiar, pero un profesor del instituto me habló sobre la ingeniería de Montes que se iba a impartir como novedad ese año en la UPV y la incluí en mi solicitud.

Entré un poco sin saber dónde me metía, pero en el tercer año (en aquel tiempo eran 5 cursos) en el que empezábamos a estudiar materias propiamente forestales, tuve la certeza de que estaba donde quería. Fueron años duros, puesto que todo era nuevo en la Escuela, pero la verdad es que salimos una promoción muy competente y proactiva.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional hasta llegar al Cuerpo de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública?

Cuando en el tercer curso de la carrera se plantearon en la Escuela las especialidades a ofertar del plan de estudios, se hizo una votación entre todos los alumnos y se eligieron: Ingeniería del Medio Natural y Gestión del Medio Natural. Yo quería la especialidad de industrias de la madera y el mueble, por aquello de que en Valencia había mucha industria del mueble, pero no fue elegida como especialidad y finalmente me especialicé en Ingeniería del Medio Natural. Así pues, y para quitarme esa espinita, cuando terminé, me inscribí en el Diploma de Especialista Profesional en Industrias de la Madera y el Mueble que se impartía en el instituto tecnológico AIDIMA (ahora AIMME). Como resultado de aquella formación inicié mi vida laboral en el gabinete técnico de una fábrica de mobiliario de oficina.

Posteriormente, me dediqué a la restauración de zonas degradadas. En primer lugar, desarrollé los planes integrales de restauración de diversas canteras en una empresa de ingeniería especializada en minería y, a continuación, trabajé en la Estrategia Nacional de Ríos, en los proyectos relacionados con la restauración de tramos fluviales degradados en cumplimiento de la Directiva Marco del Agua.

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria y la crisis afectó gravemente a las empresas técnicas, tuve que reinventarme y me dediqué simultáneamente al desarrollo de proyectos de ingeniería en el ejercicio libre de la profesión con un pequeño comercio de papelería y librería.

Tras unos años muy duros en el que era imposible encontrar trabajo en la empresa privada y desencantada del ejercicio libre (debido a la crisis económica), busqué alternativas laborales. Así pues, durante la baja de maternidad de mi segundo hijo en 2015, decidí prepararme las oposiciones al Cuerpo de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública al que pertenezco desde 2016.

¿Cuál es la función de los Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública? ¿Qué tipo de trabajo realizan?

Es curioso que los Ingenieros de Montes tenemos dos cuerpos de funcionarios en la Administración General del Estado: los del Estado y los de la Hacienda Pública. El origen de este último se remonta a las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz, en las cuales precisaron especialistas en la valoración económica de los bienes de naturaleza forestal que se iban a enajenar.

El catastro es un gran desconocido. La ley nos define como el registro administrativo en el que se describen bienes inmuebles urbanos, rústicos y de características especiales. Las competencias del catastro son, básicamente, la formación y mantenimiento del catastro. Esta encomienda que nos hace el texto refundido de la ley del catastro no es baladí, ya que el mercado inmobiliario es muy dinámico y las alteraciones sobre los bienes son numerosas y se dan multitud de ellas a diario. Las alteraciones físicas de los bienes inmuebles tienen en consecuencia una variación en su valor. En definitiva, no existe una foto fija del catastro, ya que cambia a cada segundo.

La labor más tradicional del Ingeniero de Montes en catastro es la incorporación de las alteraciones que implican modificaciones cartográficas y alfanuméricas y su posterior valoración catastral, la elaboración de tasaciones para que Patrimonio del Estado enajene bienes, y también formamos parte de los Jurados de Expropiación. Pero también se incluyen en  nuestras tareas la elaboración de los estudios de mercado de inmuebles rústicos a partir de la información que nos remiten los fedatarios públicos y en los que se basan las valoraciones catastrales, entre otras funciones.

El catastro, como infraestructura de información sobre el territorio, es un instrumento indispensable para los grandes retos que nos demanda la sociedad: desarrollo sostenible, despoblamiento de la España vaciada y lucha contra el cambio climático. Es por ello que, actualmente y adaptándose a las nuevas necesidades a las que se enfrentan las zonas rurales, en la Dirección General del Catastro se ha desarrollado la Unidad del Catastro del Territorio Rural, que como se puede adivinar tiene diversas facetas de trabajo que no se circunscriben al trabajo ordinario y en las cuales los Ingenieros de Montes tenemos un papel protagonista.

¿Cuál es tu función como Gerente Territorial del Catastro en Teruel del Ministerio de Hacienda?

La Dirección General del Catastro tiene una estrategia basada en varios ejes: la anticipación, simplificación, cooperación y liderazgo, que implican engranar a una multitud de actores que colaboran en la formación y mantenimiento del catastro inmobiliario.

Uno de nuestros objetivos es construir un catastro multifinalitario, sin dejar de lado nuestro origen tributario y ello implica colaborar a nivel institucional con entidades locales, Notarios, Registradores, comunidades autónomas, colegios profesionales e incluso con universidades. Sin ir más lejos, recientemente se publicó en el Boletín Oficial del Estado el convenio de colaboración entre la UPV y la Dirección General del Catastro.

Tras ejercer como Técnico Superior de Inspección Catastral durante unos años, finalmente, he tenido la satisfacción de haber sido nombrada Gerente Territorial del Catastro en Teruel y es por ello que actualmente mis funciones no son las tareas ordinarias y me dedico a gestionar la organización general del trabajo en la Gerencia, las cuestiones de personal y las relaciones institucionales a nivel provincial.

A este puesto se accede mediante unas oposiciones. ¿Cuándo y cómo se convocan? ¿Qué requisitos se necesitan para presentarse?

La forma de acceso al catastro es mediante una oposición de acceso libre o promoción interna, que se han venido convocando anualmente desde 2013 y se publican en el Boletín Oficial del Estado. Como os contaba anteriormente, la existencia de dos vías de acceso a la Administración General del Estado para los Ingenieros de Montes, permite la diversificación de la competencia.

En concreto, para el Cuerpo de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública, la ratio de plazas ofertadas y de personas que se presentan es muy ventajosa. El único requisito previo es ser titulado o estar en disposición de serlo a la finalización del plazo de inscripción.

También como salida profesional se puede trabajar desde la empresa privada para catastro, de forma que existen empresas homologadas que realizan trabajos para SEGIPSA, Sociedad Mercantil Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio M.P.S.A.

¿Por qué es tan importante el catastro en España?

Además de la función tributaria, que es, obviamente, fundamental, ya que es la base de la financiación municipal a través del Impuesto de los Bienes de Inmuebles (IBI), el catastro es una gran base de datos con un potencial enorme y que en los próximos años va a incrementar su funcionalidad desde el punto de vista del desarrollo sostenible, la lucha contra la despoblación y el cambio climático.

Hoy en día toda la información está referida a un lugar en el territorio, todo pasa en algún lugar, se genera muchísima información georreferenciada y, por tanto, disponer de una única cartografía permanentemente actualizada con datos veraces supone una fuente de información muy interesante para Administraciones, empresas y ciudadanos.

¿Animas a los futuros egresados de nuestra Escuela a presentarse a estas oposiciones?            

Definitivamente, sí. Les animo y me parece que es una gran oportunidad. Tras haber saboreado la empresa privada, el ejercicio libre de la profesión y el servicio público, desde luego, la vida laboral es más agradable en esta última etapa en cuanto a la seguridad, la posibilidad de promoción y al desempeño de las funciones.

Adicionalmente, si curioseáis los datos acerca de las últimas convocatorias, podréis ver que la ratio de personas que se presentan a los exámenes frente a las plazas ofertadas hace que sean bastante accesibles.

¿Qué ventajas encontrarán en el desempeño de su tarea profesional?

Además de los beneficios por todos conocidos de los funcionarios, el catastro “engancha” pese al desconocimiento general del mismo.

La primera satisfacción que se tiene es lograr superar las distintas fases de oposición, ya que te demuestras a ti mismo de lo que eres capaz, además del conocimiento que se adquiere sobre materias muy necesarias sobre diferente normativa y procedimientos administrativos.

 Ya en el día a día del trabajo, los pequeños logros, la sensación del deber cumplido y la percepción de estar colaborando con un pequeño grano de arena al bien común lo convierten en un trabajo grato.

Dentro de lo más terrenal, nunca mejor dicho, la AGE tiene mecanismos para ser ejemplo a seguir en las cuestiones de conciliación familiar y profesional, de forma que se flexibilizan los horarios e incluso hay edificios que cuentan con su propia guardería.

¿Cuál será su aportación a la gestión de nuestros montes y al cuidado del medio ambiente?

Insistiendo en el concepto de que todo es susceptible de ser representado en un mapa, debidamente georreferenciado, los montes no se escapan de ello.

Entre los elementos clave en la descripción catastral, tal y como la define la ley, se encuentran el uso y el cultivo para los que se concretan una amplia gama de forestales. Dentro de los aspectos jurídicos también podemos encontrar todo el Dominio Público, de forma que identificamos aquellos elementos del territorio a los que la ley les otorga carácter demanial y entre los que encontramos los Montes de Utilidad Pública, el Dominio Público Hidráulico, Dominio Público Marítimo Terrestre, Vías pecuarias, carreteras, etc…

Toda esta información recogida en una única base de datos es el punto de partida de muchas de las políticas y proyectos concretos sobre la gestión del territorio, incluida la forestal, y el análisis y seguimiento de las variables medioambientales. En este aspecto es muy necesaria la colaboración institucional para retroalimentar la información, esencialmente con las comunidades autónomas que tienen las competencias en materia forestal.

¿Sin Ingeniería de Montes no hay paraíso?

Bueno, yo no diría tanto, pero es cierto que en el catastro, como en todos los aspectos de la vida, la diversidad enriquece. Un equipo multidisciplinar pone sobre la mesa muchos puntos de vista diferentes que permiten tener una percepción más o menos completa de cualquier asunto.

Por eso, dentro de los profesionales que nos dedicamos a esto encontramos además de los Ingenieros de Montes: ingenieros técnicos forestales, arquitectos técnicos, ingenieros agrónomos, ingenieros agrícolas, arquitectos superiores, ingenieros técnicos de obras públicas, ingenieros en cartografía y geodesia, ingenieros topógrafos, abogados, graduados sociales, auxiliares administrativos y personal sin estudios universitarios que aportan su grano de arena a que todo funcione lo mejor posible.

Para terminar, Mayte, déjanos aquí la información necesaria para los interesados en esta oposición.

El día 4 de marzo de 2021, a las 18:00 horas, se ha organizado en la Escuela una sesión informativa acerca de la oposición a este cuerpo que se hará de forma telemática y en la que algunos socios y miembros de la junta directiva de la Asociación de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública expondremos los detalles de la misma y responderemos a todas las dudas que tengáis.

Pronto os daremos la información para asistir a esta jornada, pero aquellos que no puedan asistir pueden informarse de las convocatorias en:

https://www.hacienda.gob.es/es-ES/Empleo%20Publico/Paginas/OposicionesCuerposMinisterio/OposicionesCuerposMinisterio.aspx?anoOferta=2017&tipoOferta=Personal%20Funcionario

http://www.catastro.meh.es/

En la Asociación de Ingenieros de Montes de la Hacienda Pública o a través de mi correo electrónico: mayte.pizcueta@catastro.hacienda.gob.es

Albert González: “En la Escuela aprendemos diferentes enfoques para solucionar los problemas globales futuros”

Albert González es el nuevo delegado de alumnos de la Escuela. Aunque su mandato transcurre en este delicado momento, afronta su cargo con responsabilidad y muchas ganas de trabajar por sus compañeros. Rodeado de su equipo, Albert asegura que a pesar de las dificultades del momento actual, se siente preparado para  representar a sus compañeros y compañeras.

«Los nuevos científicos tenemos un compromiso con el futuro y quien quiera mejorar el futuro de la humanidad, esta Escuela es su sitio», asegura Albert.

Albert, en primer lugar, háblanos de ti para que te conozcamos un poco más. Cuéntanos por qué elegiste estos estudios y cuál es tu sueño a nivel profesional.

Soy estudiante del grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. De pequeño siempre decía que quería ser cocinero o científico y cuando vi que existía un grado que juntaba ciencia y alimentación, no me lo pensé dos veces y no me arrepiento nada. 

Lo que aún no tengo claro es mi futuro profesional, ya que el grado tiene muchas salidas y posibilidades interesantes y aún no sabría decidirme. Considero que venir a la universidad solo a estudiar es desaprovechar la oportunidad de completar la experiencia universitaria. Por eso, desde que entré, he intentado apuntarme a todas las actividades que he podido y así he llegado a ser delegado.

Albert, eres delegado de alumnos en un momento difícil, con todo el tema de la pandemia. ¿Cómo asumes tu nuevo cargo?

Lo asumo con muchas ganas de trabajar, aunque tambien con cierta preocupación, ya que con la pandemia no sabemos qué va a venir. Es un cargo con gran responsabilidad, pero me siento preparado para ello.

En estos momentos, más que nunca, es necesaria la colaboración y el trabajo en equipo. Háblame de tu equipo y de cómo os habéis repartido la responsabilidad de la Delegación.

El equipo de delegación este año lo conformamos Rafa Haya, como vicedelegado, y Javier Boix, como secretario. Nosotros tres somos lo que consideramos la “cúpula” o la junta directiva. Entre los tres nos encargamos de gestionar los puntos más organizativos.

Además, nos apoyamos en las diversas coordinaciones encargadas de organizar las distintas actividades que desarrollamos en delegación como cultura, deportes, académicas, comunicación, infraestructuras y medioambiente. Pese a los distintos cargos, nos ayudamos entre todos para hacer la faena más amena.

Además de las funciones habituales de un delegado de alumnos, ¿asumes alguna responsabilidad especial o diferente por el momento actual?

Sí que hemos tenido que asumir más responsabilidades, sobre todo a principio de curso, que nadie sabía por dónde ir. Nos encargamos de apoyar a los alumnos y ayudarles en la adaptación a la docencia online, de ayudar a los delegados y delegadas a organizar la presencialidad en cada clase, etc.

Albert González junto con equipo directivo de la Delegación de Alumnos.
(Esta foto fue tomada el año pasado, antes de la pandemia)

Vuestros compañeros os necesitan más que nunca y sin unión y compañerismo no se puede superar esta pandemia. ¿Cómo os estáis planteando ayudar a los alumnos en este delicado momento?

Pues en este segundo semestre estamos organizando varias actividades online, con el objetivo de que, aunque cada uno esté en su casa, pueda olvidarse de la pandemia y divertirse un rato con el resto de sus compañeros. Consideramos que intentar recuperar la vida universitaria, aunque sea online, ayudará a muchos compañeros en esta situación.

El año pasado la Escuela repartió mascarillas y lo hizo a través de vosotros. ¿En qué otras acciones estáis colaborando con el equipo directivo de la Escuela?

Afortunadamente, tenemos muy buena relación con el equipo directivo. Tenemos representación en todos los órganos colegiados de la escuela, por lo que colaboramos activamente con sus miembros. Además, tenemos el apoyo del equipo directivo en todas las actividades que organizamos. Por ejemplo, hace poco hicimos un sorteo de varios productos, entre ellos varias botellas de vino, cortesía de la escuela.

¿Cuál es tu papel en la defensa de los derechos de los alumnos?

Las funciones de delegado son muy variadas. En la escuela nos encargamos de gestionar los problemas entre alumnos y docentes, ya sea mediante el contacto directo o mediante la plataforma mistral. Tambien proponemos cambios tanto a docentes como al equipo directivo, que consideramos que pueden mejorar la calidad de la escuela.

En la UPV tenemos representación en el pleno de delegaciones, que se encarga de gestionar todo lo relacionado con la universidad, como la modificación de la normativa, además de participar en las distintas comisiones de representación estudiantil del país.

¿También debes ocuparte de que cumpláis con vuestras obligaciones?

Nosotros nos limitamos a difundir estas obligaciones y a explicar lo que se debería hacer en cada caso. Consideramos que el hecho de estar en la universidad implica tener el nivel de madurez para aceptar estas obligaciones.

¿Formación presencial u online? ¿Qué destacas de cada modalidad?

Al principio de curso, defendíamos la formación presencial (teniendo en cuenta que la Comunidad Valenciana tenía una incidencia de contagios de las más bajas del país), ya que considerábamos que no suponía un riesgo grave acudir a la universidad y queríamos defender la presencialidad.

En la presencialidad existe feedback entre alumnos y profesores, que parecerá algo poco importante, pero tras haber estado en online, considero que es lo que más se echa de menos. También hay que destacar que al acudir presencialmente, hay contacto con otros alumnos, te puedes reír un rato y evadirte un poco del estudio.

Pese a esto, tras las vacaciones de Navidad, cuando la incidencia del virus aumentó a unas cifras muy alarmantes, nos hicimos partidarios de un cambio en la formación a online. Ahora mismo estamos moviéndonos para que se adapte de tal forma que los alumnos tengamos que desplazarnos lo mínimo a la escuela. Por ello, hemos estado sugiriendo a los docentes en las distintas CATs que, en la medida de lo posible, adapten el sistema de evaluación a uno que se pueda hacer desde casa sin afectar a la calidad de la docencia, ya que consideramos que realizar exámenes presenciales, dada la situación, pese a las medidas de seguridad, supone un estrés añadido junto con el  miedo de algunos alumnos a asistir a la universidad.

En cualquier situación, la adaptación al cambio es fundamental. ¿Qué acciones o actividades tenéis programadas para este curso y cómo pensáis llevarlas a cabo?

En condiciones normales, en Delegación estaríamos organizando un montón de actividades para promover la vida universitaria, pero dadas las condiciones, hemos tenido que adaptarnos. Este segundo semestre tenemos pensadas bastantes actividades online para motivar a los alumnos, sobre todo, para San Isidro. Entre ellas, varios torneos de e-sports.

Albert apela a la responsabilidad de alumnos y alumnas para poder salir antes de la pandemia.

¿Sois conscientes los estudiantes de la importancia de una titulación en la que los futuros profesionales deben hacerse cargo del cuidado del medio ambiente e incluso de gestionar el hambre en el mundo?

Desgraciadamente, vivimos en una sociedad donde la acción contra estos puntos es bastante mínima. El cambio climático está muy presente y la gente que tiene poder para evitarlo solo hace que pasarse la patata caliente.

Ahora nos toca a las nuevas generaciones luchar para tener un futuro. Y no solo un futuro para nosotros, sino para toda aquella gente que, por sus condiciones de vida, está al margen de la situación. Tenemos que luchar por una igualdad en las condiciones de vida de todo el mundo. Justamente, en la escuela, los alumnos tienen más consciencia sobre estos temas, sobre todo, porque estamos en contacto con ellos. Considero que las titulaciones de la escuela dan acceso a los conocimientos necesarios para que cada estudiante pueda aportar su granito de arena en la lucha por un futuro digno.

¿Cuál crees que es la mayor ventaja competitiva de estudiar en esta escuela de la UPV?

Destacaría la gran cantidad de prácticas externas de las que dispone la escuela, que permiten al alumno tener contacto con el entorno laboral y sentar unas bases para el futuro. Las titulaciones de la escuela tienen muchas salidas y el hecho de poder elegir dónde quieres acabar al salir de la universidad es algo a destacar. Y por no nombrar el prestigio de la escuela al albergar titulaciones muy bien posicionadas en los distintos rankings de grados.

¿Y una reivindicación?

Creo que no viene mal aludir un poco a la responsabilidad de todos en esta situación. Todos queremos que la pandemia acabe cuanto antes, pero si empezamos a salir, quitarnos las mascarillas, etc. aún durará más.

En abril tendrán lugar las jornadas de puertas abiertas y llegarán posibles futuros alumnos, ¿qué les dirías a los que tengan dudas para que se decidan por estos estudios?

En esta escuela tenemos muy claro el compromiso que tenemos los nuevos científicos con nuestro futuro. A través de las distintas opciones de grado, se pueden obtener diferentes enfoques en la elaboración de soluciones a los nuevos problemas globales que serán determinantes en nuestro futuro, con las herramientas biotecnológicas, alimentación o el cuidado de nuestros bosques y espacios naturales.

 La universidad es una época para disfrutar y nuestra escuela permite hacerlo de una forma muy enfocada al futuro, tanto a nivel individual como a nivel colectivo, fomentando la mejora en la producción, mantenimiento, desarrollo e investigación de alimentos, plantas o animales.  Si quieren mejorar el futuro de la humanidad, este es su sitio.

© 2021 I AM NATURAL

Tema por Anders NorenArriba ↑