El IES Veles e Vents y el Colegio Sagrada Familia, ganadores del Concurso de Vídeo organizado por la EAMN

L’Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Agronòmica i del Medi Natural (EAMN), perteneciente a la Universitat Politècnica de València (UPV),  entrega mañana, 10  de mayo, los premios a los ganadores del Concurso de Vídeo I AM NATURAL, organizado en el marco de la IV Olimpiada Agroalimentaria y del Medio Natural, dirigida a alumnos de centros de enseñanza secundaria de la provincia de Valencia.

Los ganadores han sido los equipos del IES Veles e Vents de Torrent, que ha recibido el premio del jurado formado por un comité de la EAMN. El premio del público ha recaído en el Colegio Sagrada Familia de Valencia.

Los premios se entregarán en el acto institucional organizado por la EAMN para conmemorar la festividad de San Isidro. Así, mañana, 10 de mayo, a las 12:30 horas, en el Salón de Actos Eduardo Primo Yúfera, los ganadores recibirán sus premios.

La EAMN organiza este concurso para centros de Bachillerato que deben definir el eslogan de la Escuela “I AM NATURAL”. Un premio es  votado por la comisión evaluadora elegida por la propia Escuela y el segundo, es un premio del público, elegido a través de las redes sociales de la Escuela.

En este concurso pueden participar equipos formados por alumnos que estén matriculados en Bachillerato o Ciclo Formativo Superior de la Rama Agraria/Forestal en el curso 2017-2018. Pueden participar diferentes equipos (máximo 5 personas) de un mismo centro, independientemente de concursar en las IV Olimpiadas Agroalimentarias y del Medio Natural. Cada equipo tendrá un profesor responsable del Centro.

El video deberá responder a la pregunta ¿Qué significa para ti el eslogan de la EAMN: “I AM NATURAL”? Los vídeos no pueden tener una duración superior a los 60 segundos.

De todos los vídeos que se presentaron, además del vídeo ganador, se escogieron otros tres que participaron en el premio del público. Los tres participantes han sido el Colegio Sagrada Familia que ha obtenido 777 “me gusta”; el IES Benimàmet, con 706 “me gusta”; y el IES Sorolla, con 667 “me gusta”.

La IV Olimpiada Agroalimentaria y del Medio Natural ha sido organizada por la EAMN, y patrocinada por la Fundación Vicente Silvestre y Consuelo Julián.

Dacsa Group siembra valores en los estudiantes a través del proyecto Growth Talent

Dacsa Group es un grupo industrial de Ingredientes de Alimentarios en tres áreas de negocio: Molienda de Arroz, Molienda de Maíz y Harinas Nutricionales.

La empresa dispone  de nueve plantas de producción en seis ubicaciones diferentes en Europa (España, Portugal, Polonia y el Reino Unido) y más de 500 empleados.

Dacsa Group es el grupo empresarial líder de molienda de maíz en Europa en todos sus sectores: cereales para el desayuno, snacks e industria cervecera y es un productor de arroz reconocido en España y Portugal.

El objetivo de Dacsa Group es convertirse en el socio prioritario de sus clientes aportando soluciones de valor añadido al mercado de Ingredientes alimentarios.

La empresa se ha unido al programa Growth Talent: Un viaje a la alta competencia. Hemos hablado con Carlos López Moreno, Group Talent Manager en DACSA GROUP, que nos ha explicado la importancia del talento para esta empresa y cómo lo impulsan,

  • ¿Por qué ha decidido participar en este proyecto?

En DACSA Group hemos decidido formar parte del Proyecto Growth Talent porque es muy coherente con nuestro proyecto estratégico de Gestión del Talento, impulsado desde el área de personas. (Proyecto PULSE).

Al igual que desarrollamos programas de originación agrícola para asegurarnos las materias primas más adecuadas para el desarrollo de nuestra actividad, consideramos que Growth Talent permite que podamos ayudar al desarrollo de jóvenes universitarios con una preparación académica muy acorde con nuestro sector, y desde el inicio de su trayectoria profesional, sembremos en ellos, las competencias y valores que nuestra compañía fomenta.

talento

  • ¿Qué es para usted el talento?

Yo considero que el talento es la capacidad de desarrollar una actividad de forma sobresaliente y aportando un valor diferencial.

En mi opinión, para que el talento aflore, deben combinarse algunos elementos imprescindibles como: una excelente base de conocimientos, la capacidad de aprendizaje, el espíritu de superación, una actitud positiva y sobre todo la pasión para desarrollar dicha actividad.

  • ¿Qué aptitudes, actitudes y valores debe tener un profesional para entrar a formar parte de su equipo humano?

Fundamentalmente estar orientado a la mejora continua y tener ganas tanto de aprender como de compartir.

Compromiso en su sentido más amplio, Orientación al Cliente para tratar de superar sus expectativas, Eficiencia para ser más competitivos e Integridad para actuar ante cualquier situación, son los valores que nos identifican en DACSA Group.

 

  • ¿Considera que los universitarios terminan bien preparados para enfrentarse al mundo laboral?

El vértigo que genera la incorporación al mercado laboral es una fase que hay que experimentar y superar enfrentándote al momento. Afortunadamente, cada vez son más las iniciativas y proyectos que tienden puentes para facilitar esta transición, pero se necesitan más empresas que apuesten por dar oportunidades a jóvenes con una buena preparación, pero sin experiencia. Por parte de la Universidad, es necesario poner un mayor foco en capacitación de competencias transversales vinculadas al mundo del trabajo: liderazgo, negociación, comunicación, visión estratégica, etc.

  • ¿Por qué recomendaría esta experiencia a otras empresas?

Las empresas necesitan talento y potencial de desarrollo y con el proyecto Growth Talent podemos brindar oportunidades a jóvenes para convertirse en profesionales que aseguren la sostenibilidad y el futuro de las empresa

II Concurso I AM NATURAL para alumnos de bachillerato de Valencia

En el marco de la IV Olimpiada Agroalimentaria y del Medio Natural, por segundo año consecutivo,  la Escuela ha convocado el Concurso de Vídeo I AM NATURAL, dirigido a alumnos de centros de enseñanza secundaria de la provincia de Valencia.

La EAMN concederá dos premios para los mejores videos presentados por los Centros de Bachillerato que mejor definan el eslogan de la Escuela “I AM NATURAL”. Un premio será votado por la comisión evaluadora elegida por la propia Escuela y el segundo, será un premio del público, elegido a través de las redes sociales de la Escuela.

En este concurso pueden participar equipos formados por alumnos que estén matriculados en Bachillerato o Ciclo Formativo Superior de la Rama Agraria/Forestal en el curso 2017-2018. Pueden participar diferentes equipos (máximo 5 personas) de un mismo centro, independientemente de concursar en las IV Olimpiadas Agroalimentarias y del Medio Natural. Cada equipo tendrá un profesor responsable del Centro.

El vídeo deberá responder a la pregunta ¿Qué significa para ti el eslogan de la EAMN: “I AM NATURAL”? Los vídeos no pueden tener una duración superior a los 60 segundos.

La Comisión Evaluadora elegirá un vídeo ganador y seleccionará otros cinco que optarán a un premio del público. Tanto los vídeos ganadores como los preseleccionados como finalistas por la Comisión serán visionados el día 14 de abril.

Los cinco vídeos preseleccionados se publicarán en la página de Facebook y en el canal Youtube de la EAMN y podrán ser votados por el público desde el 14 de abril hasta el día 8 de mayo a las 12:00 horas del mediodía. El que obtenga más “me gusta” en total, con la suma de los votos obtenidos en Facebook y Youtube,  será el ganador del Premio del Público.

SanLucar Fruit se une a la universidad para ayudar al alumno a descubrir sus talentos para que pueda incorporarse con éxito al mercado laboral

SanLucar es una empresa multinacional de gran consumo con sedes en España, Alemania, Austria, Túnez, Sudáfrica, Ecuador y Benelux. Se trata de una marca premium de fruta y verdura de reconocido prestigio internacional y la marca del sector que cuenta con el surtido más amplio del mercado, con cerca de 90 frutas y hortalizas procedentes de más de 35 países. La empresa cuenta con 2.500 empleados en todo el mundo, con un equipo diverso, joven y multicultural con 30 nacionalidades.

Luis Paisán, director de Recursos Humanos de SanLucar Fruit, nos explica que “el trabajo en SanLucar es tan diverso como nuestros productos; y es que son muchas las oportunidades que ofrecemos en cada una de las áreas propias de una multinacional de nuestras dimensiones: desde el área de Estrategia, Producción, Comercial, I+D, Recursos Humanos, etc.”

SanLucar Fruit colabora con el proyecto Growth Talent: Un viaje a la alta competencia y Luis Paisán nos explica por qué. 

  • ¿Por qué ha decidido participar en este proyecto?

En realidad, la idea del proyecto nace en SanLucar y enseguida quisimos compartirla con la universidad y el equipo de Growth Management para su desarrollo y puesta en marcha. Hacía tiempo que en nuestra compañía éramos conscientes de la importancia de estrechar lazos y potenciar la relación entre la universidad y la empresa, pero siempre con el foco puesto en el alumno. Porque entendemos que es crucial el papel que debe desempeñar tanto empresa como universidad en acompañar al alumno en su transición hacia el mercado laboral. Y si bien es cierto que la UPV ya contaba con un programa de desarrollo competencial, no existía hasta ahora un proyecto de las características de Growth Talent en el que empresa y universidad fueran de la mano.

  • ¿Qué es para usted el talento?

Desde luego, el concepto no es fácil de definir y está últimamente muy manoseado. Pero yo diría que el talento es ese algo que todos llevamos dentro pero que si no lo descubrimos, desarrollamos y ponemos en valor no servirá absolutamente de nada. Por ello, es fundamental que tras descubrirlo nos capacitemos muy bien, para que con grandes dosis de motivación y compromiso podamos en un futuro alcanzar nuestra máxima competencia en esa materia.

 

  • ¿Qué aptitudes, actitudes y valores debe tener un profesional para entrar a formar parte de su equipo humano?

Retomando la definición anterior de talento, en SanLucar buscamos personas que se esfuercen  y preocupen por capacitarse. Pero quizás la mejor manera de entender el perfil de profesional que buscamos para nuestra organización sea a través de los cinco valores que definen nuestro modelo competencial: Partnership (colabora); Innovation Spirit (sé innovador); Performance Orientation (da lo mejor de ti); Drive for Learning (aprende cada día); y Commitment (trabaja con pasión). Y subrayamos especialmente la importancia para nosotros de la palabra compromiso, con tu crecimiento, primero y como consecuencia, el de la organización.

 

  • ¿Considera que los universitarios terminan bien preparados para enfrentarse al mundo laboral?

Lo que creo es que de alguna manera estamos fallando como sociedad y que no hemos hecho bien los deberes. Y digo esto porque aquellos que en su día fuimos a la universidad y que ahora somos profesionales en activo, cuando dimos el salto al mercado laboral fuimos conscientes que no sabíamos dónde nos metíamos. Sin embargo, estamos en deuda y creo que debemos devolver a la sociedad, vía el estudiante, un conocimiento que consideramos clave para su futuro profesional. Y es precisamente en  este contexto en el que surge la idea del programa, desde nuestra  preocupación en SanLucar por ayudar al alumno a conocerse mejor y descubrir sus talentos con la finalidad de que sea capaz de ponerlos en valor en el futuro. Y este es, sin duda, el objetivo final del programa.

 

  • Que las empresas están cerca de la universidad asegura que los estudiantes puedan tener una visión real del mercado laboral al que se van a enfrentar ¿Su empresa colabora de alguna otra manera con la UPV?

Estamos encantados con la estrecha colaboración que mantenemos con la UPV. Participamos activamente en el Foro del Empleo que se organiza anualmente  así como en diferentes proyectos como el que nos ocupa ahora. La universidad es un referente al igual que el master de Agronomía que imparte la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural.

 

  • ¿Por qué recomendaría esta experiencia a otras empresas?

Como empresas debemos comprometernos con devolver a la sociedad lo que ésta nos ha dado, y qué mejor manera de hacerlo que a través de un programa  como Growth Talent. La participación de la empresa en él tiene un cariz especial y es que se produce a través de mentores y de un programa de inmersión que nada tienen que ver con el concepto tradicional de programa en prácticas. Porque el objeto final es la incorporación exitosa del alumno a la compañía adelantando dos años todo el proceso normal de integración y onbarding que hacemos con cualquier empleado. Además, el programa permite que la persona pueda descubrir el área de desarrollo y/o responsabilidad en el que quiere desarrollarse profesionalmente. Animo a las organizaciones a que se sumen al proyecto y a que vivan el desarrollo del talento como un eje principal de su negocio.

 

Bollo International Fruits se une al proyecto Growth Talent Project para captar talento y generar compromiso

Bollo International Fruits es una empresa familiar de origen valenciano fundada en 1922 y dedicada a la producción y comercialización de fruta, principalmente de cítricos, melones, caquis, sandías y otras frutas exóticas. Tras casi 100 años de historia y presencia en más de 30 países, su misión es ofrecer la mejor fruta fresca de forma continua durante los 12 meses del año manteniendo excelentes niveles de calidad, y es por ello que, además de disponer de 1.200 hectáreas en territorio español, también cuenta con una filial en Brasil especializada en el cultivo de melón que ya se suma las diferentes colaboraciones con otros países alrededor del mundo.

El equipo humano de Bollo International Fruits  está formado por más de 800 personas que hacen uso de las últimas tecnologías, procedimientos e innovaciones del sector, pero siempre respetando la tradición y naturaleza que tanto nos ha dado. Es así como  hacen posible el hecho de poder ofrecer una calidad excelente y constante reconocida por los consumidores, tal y como lo demuestran los premios otorgados por éstos al Sabor del Año 2017 y 2018.

 

Hemos hablado con  José Vercher Company, presidente y director general de Bollo International Fruits que nos ha contado la importancia del proyecto pionero Growth Talent Project al que se han unido y que se va a desarrollar en nuestra Escuela.

 José, ¿Por qué ha decidido participar en este proyecto?

Desde hace unos años, convencido de la necesidad de desarrollar y adaptar nuestro negocio y la organización a través del talento de las  personas, formo parte de la Cátedra de Cultura Directiva y Empresarial de la Universidad Politécnica de Valencia, sintiéndome plenamente convencido de la necesidad del desarrollo del talento en las empresas con el apoyo necesario del conocimiento aglutinado por la Universidad y los profesionales que pasan por ella. 

Por todo ello, nos encanta la idea de formar parte del Growth Talent Project que nos permite, por una parte, colaborar con la Universidad en el desarrollo de  futuros profesionales de alto nivel y, por otra, apoyar a la sociedad actual, y en particular a las éstos jóvenes altamente cualificados a remontar con éxito  los años duros que les ha tocado vivir.

Además, es una gran oportunidad que se nos presenta para impulsar procesos de innovación e integrar nuevos conocimientos a través de la perspectiva más fresca y dinámica que pueden aportar los jóvenes talentos, así como por supuesto la posibilidad de crear “cantera” y generar compromiso.

¿Qué es para usted el talento?

Para mí el talento es universal. Todas y cada una de las personas tienen talento. Lo difícil, a veces, es identificarlo y desarrollarlo. El talento trata de las fortalezas que cada persona tiene de manera innata o de las que pueda desarrollar durante toda su vida.

¿Qué aptitudes, actitudes y valores debe tener un profesional para entrar a formar parte de su equipo humano?

En cuanto a las aptitudes, en función del área del profesional serán necesarias unas u otras, no es lo mismo entrar a formar parte del departamento de administración en el de calidad. Es importante la formación previa, los idiomas y el manejo de las nuevas tecnologías.

Respecto a las actitudes, algo que considero incluso más importante que las aptitudes: que esa persona tenga una actitud positiva y de compromiso. Fundamentales en nuestra casa son los valores de ser justos, honestos y constantes.

¿Considera que los universitarios terminan bien preparados para enfrentarse al mundo laboral?

Desde la perspectiva de las aptitudes seguro que sí, conocimientos, idiomas e informática no les falta. Incluso muy preparados para el nuevo mundo en el que nos movemos, pero en lo que posiblemente exista una mayor carencia sea esa conexión práctica con el entorno laboral, es decir, nutrirse del conocimiento y las experiencias del día a día de la empresa.

 Que las empresas estén cerca de la universidad asegura que los estudiantes puedan tener una visión real del mercado laboral al que se van a enfrentar. ¿Su empresa colabora de alguna otra manera con la UPV?

Sí, desde hace casi 10 años formo parte de la Cátedra de Cultura Directiva y Empresarial de la UPV, participando en diversas conferencias y masterclass.

¿Recomendaría esta experiencia a otras empresas?

Por supuesto que sí, es una gran oportunidad para acercar la universidad a la empresa y viceversa y así aprender mutuamente y crecer de la mano, que además abre la posibilidad de acceder y atraer a jóvenes con alto potencial.

Fundación Grupo Siro incorporará talento de la EAMN gracias al proyecto Growth Talent

La Fundación Grupo Siro, como parte de su compromiso con la promoción de la formación excelente y la gestión y el desarrollo estratégico del talento, se ha unido al proyecto Growth Talent: Un viaje a la alta competenciacon el objetivo de desarrollar y atraer a estudiantes con un alto nivel de compromiso para incorporarlos a las empresas agroalimentarias que integran la Fundación.

Los seleccionados tendrán la oportunidad de formar parte de i+dea, un centro privado de innovación aplicada para aportar valor a toda la Cadena Agroalimentaria: desde el sector agrario, apostando por su desarrollo e industrialización, hasta la sociedad, creando nuevos productos para dar respuesta a las demandas de los consumidores.

Este proyecto pionero se va a llevar a cabo en L’Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Agronòmica i del Medi Natural (EAMN), dirigido a estudiantes del Master de  Ingeniería Agroalimentaria, y  ha sido desarrollado por The Growth Management Science Company.

Fundación Grupo Siro nace en 2007 con el objetivo de garantizar la sostenibilidad y continuidad de las actividades empresariales de las compañías que la conforman.

La Fundación se articula en torno a cuatro fines fundacionales: facilitar la formación excelente de los colaboradores y sus familiares, apoyar tratamientos médicos excepcionales de los colaboradores y sus familiares, fomentar la integración de personas en riesgo de exclusión social y la recuperación y puesta en valor del Patrimonio Histórico, Artístico y Medioambiental de los entornos donde las compañías de la Fundación desarrollan su actividad.

Hemos hablado con Álvaro López Rodríguez, Head of Talent de la Fundación, que nos ha explicado la importancia de incorporar talento a las empresas.

  • ¿Por qué ha decidido participar en este proyecto?

Desde la Fundación Grupo Siro apostamos por el talento de las personas e invertimos en él, como un gran activo que potencie su desarrollo profesional y personal, a la vez que nos ayuda a garantizar nuestra continuidad.

Por ello es habitual que Fundación Grupo Siro se involucre en proyectos como Growth Talent que nos ayudan a dar a los jóvenes una incorporación al mercado laboral que les ayude a progresar y desarrollar su capacidad profesional desde una fase inicial, nada más terminar sus estudios.

  • ¿Qué es para usted el talento?

Para nosotros el talento es el resultado de una ecuación muy sencilla: saber y querer. Creemos que el conocimiento y la capacidad de aprendizaje es clave, pero debe estar vinculado siempre a una actitud y predisposición positiva.

 

  • ¿Qué aptitudes, actitudes y valores debe tener un profesional para entrar a formar parte de su equipo humano?

Pasión, orientación al cliente, eficiencia, innovación, trabajo en equipo y confianza, estos son los valores esenciales del ADN de nuestras compañías y que impulsan, en el día a día, a todos nuestros colaboradores. Además, contamos con un modelo de Liderazgo que recoge las actitudes que poseen nuestros líderes, entre ellas, ser una persona luchadora, que inspire confianza y desarrolle equipos, es muy importante que nuestros colaboradores luchen por ser ejemplo, sean servidores y estén orientados a los resultados.

 

  • ¿Considera que los universitarios terminan bien preparados para enfrentarse al mundo laboral?

Cualquier persona que se haya enfrentado por primera vez a un trabajo lo sabe, estudiar te aporta unas bases sólidas en un determinado campo de actuación que nos ayudan a facilitar nuestra adaptación en el entorno laboral. Siempre que haya actitud y predisposición positiva y capacidad de nuevo aprendizaje.

 

  • Que las empresas estén cerca de la universidad asegura que los estudiantes puedan tener una visión real del mercado laboral al que se van a enfrentar. ¿Su empresa colabora de alguna otra manera con la UPV?

Compartimos esa visión, por ello tenemos compromisos de colaboración con varias universidades y escuelas de negocio en España, con la motivación que ese talento se pueda incorporar posteriormente a nuestras compañías.

 

  • ¿Por qué recomendaría esta experiencia a otras empresas?

Creo que es una gran oportunidad para desarrollar y potenciar el talento antes de incorporarlo a las empresas, generando así un beneficio y un compromiso, por ambas partes, desde el inicio.

Rosa Puchades, vicerrectora de Responsabilidad Social y Cooperación de la UPV: “No puede haber desarrollo sostenible sin igualdad de género”

Rosa Puchades, vicerrectora de Responsabilidad Social y Cooperación de la UPV y catedrática de Química Analítica, docente en l’Escola Tècnica Superior d’Engineria Agronòmica i del Medi Natural (EAMN), con una larga trayectoria y experiencia en cargos ejecutivos como la Subdirección de Cooperación y Relaciones Internacionales de su Escuela así como en distintos comités expertos, ha sido la impulsora del manifiesto reivindicativo leído en la UPV durante la jornada de ayer con motivo del Día Internacional de la Mujer.

La vicerrectora Puchades abrió la lectura del manifiesto que, siguiendo el argumentario de la plataforma feminista,  vinculaba cada uno de sus puntos a los correspondientes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) integrados en la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

La lectura de los 8 puntos ha sido compartida y participada por voluntarias en un acto abierto a toda la comunidad universitaria con una alta presencia de alumnado, docentes y personal de administración y servicios así como de personal de las organizaciones que desarrollan su actividad en el campus de Vera.

En el Día Internacional de la Mujer, Rosa Puchades expuso que “no puede haber desarrollo sostenible sin igualdad de género. Nos queda mucho trabajo por hacer pero estamos en el camino para alcanzar la igualdad real. Las distintas formas de discriminación que experimentan niñas y mujeres, son los obstáculos a derribar. Ese es el principal objetivo. Y lo conseguiremos con la unión de las experiencias y perspectivas diferentes para garantizar la adecuada toma de decisiones.”

En nuestra conversación nos habló sobre la igualdad de mujeres y hombres en la UPV.

 

Rosa, ¿hay igualdad en la UPV?

Pues en este punto, la UPV es reflejo de la sociedad: la percepción sobre la igualdad de mujeres y hombres está matizada por la realidad social. La UPV integra la perspectiva de género en sus políticas institucionales y cuenta con los instrumentos que impulsan el cambio orgánico necesario. Nuestro II Plan de Igualdad contempla medidas específicas dirigidas a impulsar el avance de la comunidad universitaria pero también del conjunto social pues las acciones tienen un impacto real en nuestro entorno. La Unidad de Igualdad de la UPV, bajo la dirección de este vicerrectorado, es la responsable del desarrollo de sus objetivos y acciones.

Lo cierto es que el progreso profesional y de participación activa de la mujer han estado condicionados por los roles de género: la mujer ha sido la responsable del bienestar familiar a costa de su propio tiempo. Y esta situación ha tenido un alto coste: pérdida de talento y de oportunidades. En alguna medida, ese rol de cuidado sigue presente impidiendo una igualdad real y a ese rol se unen los estereotipos que limitan las decisiones de la mujer.

En la UPV, universidad cuyo núcleo son las ingenierías y arquitectura, aun hay centros en los que las alumnas son una minoría. Por ejemplo, en ingeniería informática solo un 27% de sus estudiantes son mujeres.

 

¿Y en los altos cargos de cada Escuela o de la UPV?

Pues en este aspecto hay que matizar según estemos hablando de cargos vinculados a la academia o cargos vinculados a la gestión administrativa.

Si hablamos de cargos vinculados a la academia, hay que considerar que estamos en una universidad cuyos estudios y áreas de conocimientos han sido, universalmente, considerados como propios de hombres (estereotipos). Lo que ha provocado el retraso de incorporación de la mujer al entorno tecnológico. Esta realidad, que se da como una constante en cualquier otra universidad de carácter técnico, supone que las nuevas generaciones en las que las mujeres ya están presentes aun no hayan alcanzado el grado de promoción establecido para el acceso a esos cargos. Por ejemplo, en la UPV el porcentaje de catedráticas es menor que el de catedráticos pero el número de profesoras titulares llega a considerarse en los límites de la paridad. Ellas son nuestras futuras catedráticas y cargos de dirección.

Actualmente, el equipo de gobierno de la UPV está formado por 11 personas y, de ellas, 4 somos mujeres. Lo que representa un límite muy próximo al equilibrio de género. Nosotras 4 somos vicerrectoras y en mi caso, soy la primera mujer que ocupa en la UPV un vicerrectorado primero.

En cambio, el personal de administración y servicios está compuesto mayoritariamente por mujeres que, a lo largo de su carrera, han ido promocionando y alcanzando los distintos niveles de gestión.

Es cierto que el resultado del esfuerzo personal y el impacto de las políticas institucionales no se pueden observar en un corto plazo, pero hay que reconocer que estamos avanzando y, en un medio plazo, sí se puede percibir ese cambio respecto a la presencia de la mujer. Nuestro esfuerzo es continuo, somos exigentes con nosotras mismas y no nos rendimos así que, en buena medida, el cambio lo provocamos nosotras.

¿Qué se puede hacer para solucionar esto?

Sensibilizar, formar, educar. La educación es la clave para cambiar la sociedad, para que mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades de desarrollo personal. La sensibilización como educación social para romper con estereotipos nos permite impactar positivamente en nuestro entorno reforzando valores de compromiso y responsabilidad.

La formación integral de cada estudiante permite a la universidad devolver a la sociedad la inversión realizada. Personas capaces y eficientes pero también personas que sepan asumir en igualdad decisiones y responsabilidades.

Esa educación comienza en la infancia y ahí, en esa etapa en la que todo se absorbe como algo natural, es dónde comienzan los límites sociales vinculados al género. Niñas y niños son capaces por igual y debemos reforzar sus inquietudes, preferencias y habilidades independientemente de si son niñas o niños.

Esa educación social implica que los hombres den un paso y recuperen como propio el espacio de cuidado de las criaturas y de sus mayores. Las medidas de conciliación son un derecho de hombres y mujeres aunque mayoritariamente lo ejerzamos nosotras. Últimamente sí se percibe un cambio en el uso de los derechos de conciliación y es un cambio muy positivo porque, poco a poco, el hombre se incorpora al cuidado y es un indicio cierto de la asunción plena de sus responsabilidades adultas.

Para evitar la pérdida de talento y que las jóvenes se vean empujadas a otros estudios simplemente por la identificación con lo femenino y esperado de ellas como mujeres, se está trabajando a todos los niveles para favorecer su incorporación a las áreas de conocimientos técnicos. Las llamadas STEM (ciencia, técnica, ingeniería y matemáticas) necesitan del talento de nuestras jóvenes y ahí orientamos nuestros programas para mostrarles sus posibilidades de crecimiento personal. Una de las acciones más eficaces es la presentación de científicas e investigadoras en el área STEM que puedan tener como referentes en sus metas.

¿Por qué crees que sigue habiendo más mujeres en titulaciones como Magisterio o Medicina?

Bueno, la elección de unos estudios va más allá de las preferencias personales, las habilidades desarrolladas o de las expectativas de futuro profesional. Esas preferencias, habilidades y expectativas han sido conformadas socialmente y vinculadas al hecho de ser mujer o de ser hombre.

El ámbito laboral, el tipo de organización y las relaciones que  te exigen el ejercicio de una u otra profesión entran de lleno en los estereotipos de género. Durante décadas la mujer ha tenido limitada la elección de su actividad profesional y su incorporación laboral era menos dificultosa en profesiones consideradas propias de mujer como la educación en las primeras edades, el ámbito sanitario o el de atención a las personas.

Afortunadamente la evolución social y, reconozcámoslo, el esfuerzo personal de muchas mujeres que han ido abriendo y trazando el camino en espacios considerados como propios de hombres, ha propiciado que actualmente la mujer esté presente en todos los ámbitos incluso en los más masculinizados como algunas ingenierías o en matemáticas. Y gana el conjunto de la sociedad porque el espacio de investigación e innovación se enriquece con ese talento, lo que se traduce en mayores posibilidades de desarrollo sostenible y respuestas más eficientes a las demandas de la sociedad.

El progreso también depende de nosotras, de nuestras elecciones. Somos conscientes de nuestras fortalezas y queremos poder desarrollar nuestro proyecto de vida en igualdad de oportunidades. Ellos, nuestros compañeros, deben asumir corresponsablemente sus responsabilidades adultas. Pero no solo en el punto de la conciliación. El llamado techo de cristal, esos obstáculos invisibles que impiden el progreso personal de la mujer, es un conjunto de factores como la existencia de redes informales que dejan al margen de las decisiones a la mujer. El uso del tiempo propio del que disponen los hombres es clave en su posicionamiento en la estructura u organización.

Tenemos las mismas capacidades y trabajamos para que la igualdad de oportunidades sea real.

 

¿Y cómo se llega a esa concienciación?

Más que una concienciación es educación social: das la oportunidad de conocer otra realidad. Se facilitan los instrumentos que encauzan los intereses y curiosidad de las personas. Se aplica una metodología en el que el aprendizaje no es coercitivo si no abierto al descubrimiento y desarrollo personal. Se dota de un marco en el que lo que vale es el talento y las ganas de desarrollarlo.

Por ejemplo, la UPV cuenta con formación específica en materia de igualdad de género, lenguaje inclusivo, participación social e igualdad, responsabilidad social en la organización, ética…Esta formación se dirige tanto al personal docente y de administración como al alumnado.

Además se llevan a cabo acciones como los talleres en los que se anima a las niñas a participar y que se inscriben en un número considerable para divertirse con los retos informáticos.

Nuestro Consejo Social está impulsando programas en materia STEM dirigidos a las jóvenes graduadas para reforzar sus inicios profesionales.

Pero nuestros esfuerzos también se dirigen a fortalecer la presencia de la mujer en todos los ámbitos de la vida universitaria como la práctica de deportes, el cine o el club de lectura. Son espacios en los que se establecen relaciones y redes que se trasladan al ámbito de trabajo y que forman parte del crecimiento personal. Si la mujer no está en esos espacios se produce cierto desequilibrio y posible pérdida de oportunidades.

 

Vamos a dar un dato optimista, en la UV ya hay una rectora, la primera de las universidades públicas de la Comunidad Valenciana.

Sí, efectivamente, es un dato positivo. Pronto hay elecciones en la UJI y cuentan con una candidata. Pero hay que seguir trabajando. En España, de 49 universidades públicas, solo hay 5 rectoras.

Nos queda trabajo por hacer, pero estamos en el camino y cada meta alcanzada es un logro para el conjunto.

Nuestras alumnas, profesoras y nuestras compañeras de administración y servicios, tienen mejores expedientes, mejores itinerarios formativos que los hombres. Son brillantes, luchadoras y conscientes de que todo cambio necesita la contribución del esfuerzo personal.

Tenemos claro cuál es nuestro potencial, cuáles son nuestras fortalezas y nuestros méritos para ocupar los espacios de decisiones y responsabilidades que nos pertenecen en igualdad de oportunidades.

Las mujeres investigadoras de la EAMN reclaman visibilidad, igualdad y más financiación

El 11 de febrero se celebró el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Por ello, hemos hablado con Puri García, Núria Pascual Seva y María Vargas, mujeres, profesoras de nuestra Escuela e investigadoras. Es decir, tres mujeres que dedican su vida a la ciencia. Ya en 2017 participaron en la Noche de los Investigadores, que se dedicó a las mujeres investigadoras, en Valencia, para dar visibilidad a las mujeres en la ciencia.

Aunque se quejan de la escasa difusión de aquel evento, agradecen este tipo de acciones para que el trabajo de las mujeres investigadores llegue a ser igual de valorado que el de los hombres. Y aunque reclaman visibilidad, igualdad y más financiación, lo hacen desde el optimismo y sabedoras de que, poco a poco, el papel de las mujeres en la ciencia está empezando a ser valorado.

Puri: lo que queremos reivindicar las mujeres investigadoras de España es que tenemos un problema de financiación. Se nos está exigiendo que con una financiación escasa, hagamos el triple de cosas, cuando nosotras, por ser mujeres, ya teníamos que hacer el doble de cosas antes. Con lo cual, ahora tenemos que hacer 6 veces más, menos financiación.

Nuria: Exacto. Este es un gran problema porque se nos exige, con una financiación muy básica un máximo rendimiento.

María: Es cierto, pero además, precisamente en algunos departamentos e institutos de investigación de esta universidad, somos mayoría.

Nuria: Aunque cuando yo estudiaba, en algunas asignaturas éramos tres chicas frente a unos 14 chicos. En la actualidad, en el GIAMR, esta tendencia parece estar disminuyendo, aunque siguen habiendo menos chicas que chicos.

Puri: Es cierto que hoy en día ya todo el mundo asume que las mujeres estamos en la universidad, pero lo que no se ha asumido qué papel jugamos. Nosotras somos investigadoras, profesoras, gestoras de proyectos, directoras de tesis…, es decir, tenemos las mismas obligaciones que los investigadores, profesores, directores de tesis, gestores de proyectos…

Estamos en el mercado laboral, sí, pero ganamos un 30% menos porque somos mujeres. Y seguimos siendo las que nos vamos a casa cuando un niño se pone enfermo. Todavía no hemos  acabado con ese rol porque incluso muchas mujeres siguen asumiendo que quien tiene que irse a casa si un niño se pone enfermo, son ellas. Y eso ocurre también con las mujeres jóvenes.

 

María: En este sentido, es cierto que hay mujeres brillantes que han dejado en un segundo plano su vida profesional para atender su vida familiar, sus maridos no han tenido que dejar de lado su carrera profesional por haber tenido hijos.

Nuria: Y además, las propias mujeres juzgan a las que priorizan su carrera profesional y no su vida familiar. Y aquí es donde hace falta un cambio de mentalidad de la sociedad en general y de las mujeres, en particular. Deberíamos no tener que renunciar a nada.

mujeres investigadoras

María: yo creo que no va a mejorar la situación de la mujer en el ámbito laboral hasta que no sea obligatorio el permiso de paternidad. Mientras esto no ocurra, será difícil que haya plena igualdad.

Puri: Es verdad que la mujer ha avanzado en el ámbito profesional, pero no lo suficiente. Deberíamos estar en la paridad en los puestos de trabajo. En la universidad, es cierto que yo no he encontrado problemas a la hora de montar una spin-off, pero el problema viene después. Por ejemplo, cuando voy con mi compañero a una reunión, le hablan a él, como si yo fuese solo una acompañante y el hombre es el que toma las decisiones.

También es verdad que hoy en día en los proyectos de investigación, si la cuota de mujeres que participan en el proyecto es el 50% o más, te dan un punto más en el proyecto.

Puri: Exacto. Hecha la ley, hecha la trampa. Cuando nos buscan como mujeres y no como profesionales, no hay que ceder. No somos una cuota, somos investigadoras. La solución para esto es la educación.

Nuria: Las mujeres nos tenemos que creer nuestra valía desde pequeñas. Hay que educar en la igualdad.

María: Claro, ¿por qué tenemos que poner el género en nuestra experiencia? Somos personas que investigamos, personas que trabajamos, personas que estudiamos…  No deberíamos clasificarnos ni ponernos etiquetas. Las personas somos mucho más. A mí me educaron para valerme por mí misma sin estar condicionada o limitada por ser mujer.  Eso ha sido fundamental en mi vida.

Puri: Además, debemos tener la capacidad de elegir. No se trata de que las mujeres hagamos cosas de hombres, sino de que cada persona, independientemente de su sexo, pueda elegir lo que quiera hacer en la vida y a qué se quiere dedicar. Y hay que adaptarse a los cambios y la evolución de la sociedad.

María: Yo creo que se está intentando dar ya un giro a esto, pero bueno, queda camino aún por recorrer. En las convocatorias de proyectos de la unión europea, sí que se tienen mucho más en cuenta circunstancias que pueden afectar a la producción científica de las mujeres como por ejemplo la maternidad y existen políticas de igualdad muy potentes.

Puri: Es interesante  hacer campus científicos y acciones positivas para niñas para atraerlas hacia la ciencia. Y jornadas para reforzar que la ciencia y la investigación es cosa también para mujeres.

Así pues, aunque aún queda un largo camino por recorrer, las mujeres investigadoras siguen realizando su trabajo y luchando para ser escuchadas y ocupar el papel que realmente les corresponde en la ciencia.

 

 

IV Olimpiada Agroalimentaria

Desde L’Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Agronòmica i del Medi Natural (EAMN) organizamos desde hace cuatro años la Olimpiada Agroalimentaria y del Medio Natural dirigida a alumnos de centros de enseñanza secundaria de la provincia de Valencia.

La olimpiada tiene como objetivo difundir las enseñanzas superiores que se imparten en esta Escuela de la UPV entre los alumnos de bachillerato y contribuir a que la sociedad conozca la importancia del sector agroalimentario.

Los estudiantes son seleccionados por sus centros para participar en la olimpiada, que consiste en una prueba individual tipo test. El máximo de participantes por centro es de cinco alumnos por cada una de las asignaturas.  Para realizar el examen, los estudiantes han elegido el test relacionado con la asignatura o ciclo del que provienen. Las asignaturas a elegir son Biología o Ciencias de la Tierra y Medioambientales, y Tecnologías Industriales.

La Comisión académica evaluadora determina los  alumnos premiados en cada una de las materias, que pasan a  representar a la UPV en la edición estatal de la Olimpiada. Además, en función de los Patrocinadores y Colaboradores, se determinarán los premios que reciben estos alumnos.

Cada año, la Olimpiada se enmarca en el Acto Académico de San Isidro, que se celebra en la EAMN en el mes de mayo y donde se hace entrega de los premios a los ganadores.

Tras la prueba, la Escuela ofrece a los estudiantes una jornada de puertas abiertas en la que pueden conocer las instalaciones y los grados que se ofertan en esta Escuela de la UPV.

En 2018 se celebra la cuarta edición de esta Olimpiada, que en sus dos anteriores ediciones ha conseguido un éxito total de inscripciones, ya que han sido más de 80 estudiantes los que han realizado la prueba.

Para estar al día de las novedades sobre la IV Olimpiada Agroalimentaria y del Medio Natural, hemos creado en este blog  la categoría Olimpiada Agroalimentaria. También puedes suscribirte a la news del blog para recibir la información en correo electrónico.

Para más información e inscripciones pincha aquí

Lenteyá, lentejas tradicionales calientes en cualquier parte del mundo

El equipo Lenteyá fue uno de los creadores del grupo Fornejant Ciencia de Generación Espontánea de la UPV y finalista en Ecotrophelia España, lo que ha supuesto para estos estudiantes la experiencia y la preparación para afrontar la realidad laboral, una vez acaben sus estudios.

El trabajo de este equipo formado por Pablo Luque, Natalia Cuba, Alejandro Llácer y Luis Zhang, ha consistido en la creación del producto Lenteyá, que combina innovación y cocina tradicional.

Lenteyá consiste en lentejas tradicionales liofilizadas en un envase autocalentable, por lo que se pueden comer calientes en cualquier lugar del mundo. El objetivo del equipo creador  de este producto es fomentar el consumo de legumbres, facilitando la preparación, ya que basta con apretar un botón para que se calienten, se le añade un poco de agua y están  listas para comer.

Además de las lentejas, este plato es apto para otras legumbres como garbanzos o potaje.

Pablo Luque, portavoz del grupo, nos explica que “la idea surgió, sobre todo, pensando en los senderistas, para que puedan comer un plato caliente y tradicional en cualquier lugar de la montaña. Pero también puede ser útil para cualquier persona que quiera comer de caliente y no tenga cómo calentar su plato”.

Lenteyá llegó a la final de Ecotrophelia España con este útil producto, pero lo más importante para ellos es que “te pones en la situación real de tener que crear un producto que podría estar en el mercado. Aprendes a hablar ante un jurado, a trabajar en equipo, a poner a prueba lo que sabes y a hacer un trabajo verdaderamente profesional como tendremos que hacer cuando acabemos los estudios”, explica Pablo.

Este equipo participó en la creación de Fornejant Ciencia, precisamente porque veían la necesidad de tener algo de experiencia en el Grado de Tecnología de los Alimentos antes de terminar los estudios.

Por ello, además de crear los grupos que han participado este año en Ecotrophelia y en otros certámenes en los que han conseguido diversos galardones, desde Fornejant Ciencia se organizan otras actividades para los estudiantes como la participación en congresos, catas de vino y de otros productos, visitas a empresas, talleres de creación de productos o la organización de jornadas como la Food Start Up que tendrá lugar en la Escuela el próximo 15 de diciembre.

Sin duda, una experiencia que les prepara para un futuro profesional prometedor.

« Siguientes entradas

© 2018 I AM NATURAL

Tema por Anders NorenArriba ↑